• Linfedempty

Linfedema: Informaciones generales para pacientes

Actualizado: 11 jul


para los pacientes con riesgo de edema, a fin de evitar la aparición de edemas


• para los que presentan ya edemas, a fin de evitar un empeoramiento de la hinchazón.



Corren riesgo de padecer un edema aquellos pacientes que han sido operados en la región proximal de la pierna (extracción de ganglios linfáticos de la ingle, pelvis o abdomen) o que se han sometido a radioterapia. El objetivo de estos consejos consiste en evitar otros daños en los vasos linfáticos restantes de la pierna y en que la formación de líquido linfático sea lo más reducida posible. La mejora del edema sólo suele lograrse por medio de la terapia física descongestiva compleja, combinación de drenaje linfático manual, tratamiento compresivo, ejercicio (por ejemplo, gimnasia descongestiva) y alimentación. Los vendajes o medias de compresión deberían llevarse, a ser posible, continuamente, excepto estando tumbado.La colocación de las piernas en posición elevada también tiene un efecto coadyuvante.


Cuidado con las heridas


(Las lesiones grandes, pequeñas y también las lesiones mínimas reiteradas provocan una destrucción de los vasos linfáticos o hematomas, los cuales aumentan la cantidad de líquido linfático).

• Unos zapatos demasiado apretados o mal ajustados pueden producir lesiones por rozamiento o ampollas por presión. No ande descalzo fuera de casa. Para bañarse en aguas naturales o en el mar, use zapatillas de baño por el peligro de lesiones debidas a piedras puntiagudas, conchas o cristales rotos.

• Lleve pantalones largos durante los trabajos en el jardín por el peligro de las púas y las espinas, así como para tratar con animales domésticos debido al riesgo de heridas por arañazos o mordiscos.

• Durante la manicura tenga cuidado en no dañar la cutícula. Concédase una pedicura o manicura realizada por un profesional.

• No permita que en la consulta médica le pongan ninguna inyección ni realicen acupuntura en la pierna o en el cuadrante corporal correspondiente.

• Cuidado con las operaciones en la pierna edematosa y en el cuadrante del tronco correspondiente. Cada operación conlleva una destrucción de vasos linfáticos y, por lo tanto, un drenaje linfático deteriorado. Por ello, se debería operar únicamente en caso de existir una correspondiente indicación de importancia desde el punto de vista médico.

• Seguidamente tras la operación debe intensificarse el tratamiento de drenaje linfático manual, si fuera necesario como tratamiento de drenaje linfático estacionario en una clínica especializada en linfología los deportes que amenazan las piernas de forma especial (por ej. fútbol, hockey, paracaidismo y esquí alpino) y movimientos de hiperextensión, lacerantes o violentos.

• En caso de fracturas óseas o hematomas, intensifique el tratamiento del drenaje linfático manual.


Cuidado con las sobrecargas

(Llevan a un aumento del edema debido a un incremento del líquido linfático)

• No realice con las piernas tareas pesadas, medio pesadas o monótonas durante horas en el trabajo (p. ej. trabajo en la cadena de fabricación, trabajo a destajo o tareas que requieran estar sólo sentado o sólo de pie todo el día, como en la oficina o como dependiente/a). Resultaría favorable alternar entre la actividad sedentaria y andar. “Estar tumbado o caminar es mejor que estar sentado o de pie”.

• Tener las piernas colgadas hacia abajo continuadamente es desfavorable ya que dificulta el drenaje de la linfa: “La linfa fluye más lentamente cuesta arriba que cuesta abajo”. Por este motivo, coloque la pierna en una posición elevada tan a menudo como sea posible durante el día (por ejemplo, en los descansos, para mirar la tele). Por la noche, levante el extremo inferior de la cama unos 10 cm.

• El sobrecargar las piernas durante el deporte resulta desfavorable. Está permitido el deporte que no provoca agotamiento excesivo, entendiendo por esto un entrenamiento a intervalos, o sea, con una pausa antes de que se produzca la fatiga muscular, por ejemplo, tenis, esquí de fondo y carrera de resistencia con moderación. Deportes adecuados son la natación, la gimnasia, el ciclismo y el nordic walking (marcha con bastones). Realice todos estos deportes (excepto la natación) siempre con las medias de compresión puestas ya que esto favorece adicionalmente el drenaje linfático y evita una acumulación edematosa de líquido.

• Si existe una mala posición de los pies debido a un edema plantar, deberán usarse plantillas ortopédicas.


Cuidado con el masaje clásico (técnica de amasado)


• Evite los masajes con técnica de amasado en la región del edema. Al aumentar con ellos la irrigación del tejido, se incrementa la carga linfática, existiendo riesgo de hematomas y de destrucción de más vasos linfáticos. Los drenajes linfáticos constituyen una excepción. Los masajes en la región lumbar de la columna se realizarán sólo en combinación con un drenaje linfático manual.



Cuidado con el calentamiento excesivo


(Provoca un aumento de formación del líquido linfático)

• Las vacaciones en países cálidos no son adecuadas debido al calor y a las prolongadas radiaciones solares con peligro de quemaduras solares. La radiación solar sólo está permitida si la intensidad de los rayos de sol no es excesivamente alta, ni hace demasiado calor, ni se prolonga durante demasiado tiempo.

• Los baños de agua caliente y los baños termales no deben sobrepasar los 33° - 34°, favorables son los de 25° - 28°.

• Se deberían evitar los tratamientos con calor como fango, ondas cortas, aire caliente en la pierna del edema. Los tratamientos en la otra pierna/cadera y región lumbar de la columna, sólo en combinación con el drenaje linfático manual.

• La sauna puede ser desfavorable, por lo que se debe probar con cuidado y duchar las piernas suficientemente con agua fría después.

• Use zapatillas aislantes o abiertas, como por ejemplo, sandalias en lugares con calefacción radial.


Cuidado con la congelación


(Los enfriamientos intensos y los congelamientos provocan daños en las paredes de los vasos sanguíneos que producen una formación incrementada de líquido linfático por el posterior calentamiento y aumento de la circulación)

• Evite los tratamientos con aplicación de frío en la zona del edema.

• Durante el invierno se recomienda el uso de calcetines y zapatos calientes.


Cuidado con las infecciones


(Conducen a un aumento intenso de la formación de líquido linfático, especialmente en las infecciones bacterianas)

• La erisipela, una infección producida por estreptococos (bacterias), es la complicación más frecuente del linfedema.

Para la profilaxis de la erisipela se debe aplicar un desinfectante varias veces al día sobre cualquier lesión sin importancia de la pierna dañada durante varios días. Si se desarrolla una erisipela (aumento de la hinchazón, enrojecimiento, dolores, fiebre), consulte de inmediato a un médico. Por regla general, se llevará a cabo un tratamiento con penicilina, en caso de alergia a la penicilina, con eritromicina o tetraciclina. Por ello, se debe tener siempre a mano un desinfectante para la piel y un antibiótico, tanto en casa como en las vacaciones.

• Tratar intensamente la micosis del pie (especialmente entre los dedos de los pies), con la pomada o la solución correspondiente.

• La piel seca se infecta más fácilmente. Use siempre productos con pH neutro para la limpieza y el cuidado de la piel


Cuidado con los eccemas


(Provocan un aumento de formación del líquido linfático)

• Evite cosméticos, productos para el cuidado de la piel y medicamentos alergénicos. En las regiones con edema no deberían usarse desodorantes.


Cuidado con la ropa demasiado ajustada


(Los vasos linfáticos restantes, sobre todo los superficiales, se ven comprimidos y de esta manera: se dificulta el drenaje linfático)

• No lleve ropa interior, corsés, calcetines, medias, pantalones o faldas que puedan constreñir. Evite los cinturones demasiado apretados y use, en su lugar, tirantes.


Cuidado con el sobrepeso


(Las masas de grasa provocan una compresión de los vasos linfáticos, de forma que el drenaje se dificulta más aún)

• “La grasa y la linfa no se llevan bien”. Reducción de peso en caso de obesidad.

• No existe una dieta linfática especial. Su alimentación debería ser equilibrada y mixta con abundantes componentes vegetales como frutas, verduras y fibras. Una dieta baja en sal resulta favorable.

• La cantidad de líquidos para beber (té sin azúcar, zumo mezclado con agua, agua mineral) debería alcanzar, por lo menos, los dos litros al día. Consuma alcohol sólo en cantidades muy reducidas, ya que debido al efecto dilatador de los vasos aumenta de forma pasajera la carga linfática.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo